Acute Stress Syndrome Stabilization Remote

PROTOCOLOS ASSYST

Los protocolos Acute Stress Syndrome Stabilization Remote (ASSYST-R) © en formato grupal, individual y basado en la Web, son abordajes psicofisiológicos y algorítmicos basados en el modelo teórico del Sistema de Procesamiento de la Información a Estados Adaptativos (SPIA), que han sido cuidadosamente probados en campo, refinados y son fáciles de usar. Sus referencias son el Protocolo Grupal e Integrativo de Terapia EMDR para Estrés Traumático Continuado  (EMDR-IGTP-OTS, por sus siglas en inglés) © y el Protocolo EMDR para Incidentes Críticos Recientes y Estrés Traumático Continuado (EMDR-PRECI, por sus siglas en inglés) ©.

 

Estos protocolos están diseñados específicamente para brindar apoyo, ya sea en persona o en línea, a las y los pacientes que presentan intensa perturbación psicológica y/o reactividad fisiológica/somática, causada por los síntomas intrusivos del Trastorno por Estrés Agudo (TEA) o del Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT), asociados con los recuerdos de experiencias adversas o traumáticas. Por ejemplo, recuerdos recurrentes de dichas experiencias que incluyen uno o más de los siguientes componentes:

  • Sensoriales (imágenes, olores, sonidos, tocar o ser tocada, gusto).

  • Emocionales (sensaciones físicas asociadas a estados afectivos-emociones, sentimientos-).

  • Fisiológicas (sensaciones viscerales: sensación de vómito, sensación de calor en una víctima de quemaduras, dificultad para respirar por una experiencia cercana al ahogamiento).

Los protocolos ASSYST © son intervenciones de baja intensidad, que nos brindan la posibilidad de un abordaje fisiológico directo y no intrusivo con los recuerdos patogénicos/ perturbadores de la paciente y sus componentes originales que están causando la hiperactivación del sistema nervioso (información  sensorial, emocional y fisiológica).

Las Intervenciones de Baja Intensidad (IBI) son tratamientos con poco empleo del tiempo de un/a terapeuta  o versiones breves de enfoques basados en la evidencia (máximo 6 sesiones). Las IBI requieren menos recursos, son menos costosas, menos complejas, más cortas, efectivas, eficientes y más accesibles que los tratamientos de alta intensidad (terapia en persona durante largos periodos de tiempo).

Estos protocolos se pueden administrar dentro de las primeras horas o días después de una experiencia adversa, o como intervención temprana durante situaciones de estrés traumático continuado, cuando la persona muestra síntomas severos de perturbación  psicológica, reactividad fisiológica y / o deterioro en el funcionamiento actual, empleando un programa online que proteja los datos de sus pacientes y esté aprobado por las autoridades de sus respectivos países.

El objetivo de estos protocolos, se centra en la regulación de la hiperactivación del sistema nervioso del/la paciente, a través de la reducción o eliminación de la activación producida por los componentes sensoriales, emocionales o fisiológicos de los recuerdos perturbadores / patogénicos de las experiencias adversas, para lograr niveles óptimos de activación del sistema nervioso;  facilitando así al SPIA, el posterior procesamiento adaptativo de la información.

 

Los protocolos ASSYST© llenan la brecha entre los Primeros Auxilios Psicológicos (PAP) y las intervenciones psicoterapéuticas de alta intensidad después de un incidente crítico o experiencia adversa, cuando la persona muestra síntomas severos de perturbación psicológica, reactividad fisiológica y / o deterioro en el funcionamiento actual.

Estos protocolos deben administrarse dentro de un contexto de atención escalonada, para ayudar a las personas a lograr un estado de funcionamiento adaptativo o, mediante su evaluación,  facilitar su acceso a una intervención psicoterapéutica de alta intensidad, cuando se considere necesario.